Enema evacuante

Enema evacuante

En que consiste el Enema evacuante

 Enema evacuante

En que consiste el Enema evacuante

El enema evacuante también es llamada enema de limpieza.

Se administra con la finalidad de vaciar el recto y colon de heces. Actúa, en primer lugar, estimulando el peristaltismo a través de la irritación del colon y el recto y la distensión por volumen.

Este enema es uno de los más utilizados. En función de su composición existen varios tipos:

  • Agua jabonosa.
  • Enema salino.
  • Tipo Enemol con solución hipertónica, de glicerina, etc.

Composición general de enema evacuante:

  • Solución de agua y sal (media cucharadita por litro).
  • Agua y glicerina (80 gramos por litro de agua).
  • Agua con aceite (cuatro cucharadas por litro).
  • Agua jabonosa.
  • Agua pura.
  • Solución de lactulosa (enema de Duphalac).
  • Solución de fosfato monosódico monohidrato, fosfato bisódico y agua.

Se trata de un preparado comercial. La cantidad para introducir en un adulto es de 250 cc y de 80 cc en un niño.

Cantidad:

Para provocar la distensión del intestino grueso es suficiente entre 500 y 1500 ml de líquido, cuando se trata de un enema no preparado comercialmente.

Temperatura: solución líquida templada a 37 ºC.

Tiempo: aconsejable una retención de cinco a diez minutos.

Indicaciones:

  • Caso de estreñimiento.
  • Antes de una exploración radiológica del recto.
  • En cirugía (preoperatorio).
  • Antes y después del parto.
  • Después de la extracción de un fecaloma.
  • Para obtener una muestra de heces.
  • Antes de practicar un enema alimenticio o medicamentoso.

Contraindicado:

  • Apendicitis.
  • Peritonitis.
  • Traumatismo intestinal reciente.
  • Obstrucción intestinal.

Materiales necesarios:

  • Depósito, tubo de caucho y espita. La altura del depósito va a condicionar la velocidad de la irrigación (cuanto más alto más velocidad).
  • Sonda rectal.
  • Hule para proteger la cama, pañal.
  • Papel higiénico.

El enema evacuante es de los más comunes, generalmente no se retiene el líquido en el recto más allá de 2-3 minutos, transcurridos los cuales el paciente defecará la solución acuosa junto a materia fecal, gases, etc.

Estos enemas son los más simples y con ellos se busca la limpieza del recto y colon descendente. Típico para tratar un estreñimiento ocasional es la enema para ablandar heces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.