Dr Murphy El Maestro de la Clínica

Dr Murphy El Maestro de la Clínica

John Benjamin Murphy, MD, LLD, MSc fue profesor de cirugía en Northwestern desde 1901 hasta 1905. Tras un breve paréntesis en la Facultad de Medicina de la Universidad de Illinois, volvió a Northwestern en 1908. Desde 1895 hasta su muerte en 1916, fue jefe de cirugía en el Mercy Hospital, el primer hospital universitario de la Northwestern University.

Dr Murphy El Maestro de la Clínica

Los comienzos académicos de Murphy

Nacido en una cabaña de madera cerca de Appleton (Wisconsin) en 1857, John Murphy se convertiría en un prodigio de la cirugía estadounidense de fama nacional e internacional. Tras asistir a las escuelas primarias del país, continuó su educación en Appleton, donde un recién graduado de la Universidad de Wisconsin, R. H. Schmidt, le instruyó en lógica y química. El Sr. Schmidt era un orador contundente y ejercía una gran influencia sobre el joven John y sus compañeros.  El Dr. H. W. Reilly, el médico de cabecera de los Murphy, se convirtió en uno de los héroes del joven John y también en su maestro en medicina.  Tras completar sus estudios anatómicos y fisiológicos con el Dr. Reilly, Murphy ingresó en el Rush Medical College en 1877 y se graduó en 1879. Después de un internado en el Hospital del Condado de Cook, se convirtió en un asociado del Dr. Edward W. Lee en su práctica privada.

Los doctores Lee, Craig y Murphy la nueva era de la medicina llegó de Europa a mediados del siglo XIX con los descubrimientos de Robert Koch, Louis Pasteur y la teoría de los gérmenes. Bajo la tutela del Dr. Christian Fenger, de origen danés, y su estudio de la patología, el Dr. Murphy estaba ansioso por aprender más.  En septiembre de 1882, viajó a Viena, Heidelberg y Berlín para estudiar con Billroth, Arnold y Schroeder antes de regresar a Chicago en la primavera de 1884, donde se unió al Dr. Lee en la práctica privada.

El 4 de mayo de 1886 estalló en Chicago el Gran Motín en el Hay Market, y el Dr. Murphy fue llamado para ayudar en las emergencias del Hospital del Condado de Cook.  A raíz de este acontecimiento obtuvo una considerable publicidad y su nombre se mencionó a diario en la prensa.

El momento inicial

El interés del Dr. Murphy por la cirugía se despertó cuando se encontró con un paciente que había ingresado con una extremidad rota y que también experimentaba dolor en la parte inferior derecha del abdomen. El Dr. Murphy reconoció los síntomas de la apendicitis aguda y rápidamente extirpó el órgano enfermo.  La práctica común de la época recomendaba esperar un avance.  Pronunció una conferencia ante la Sociedad Médica de Chicago en la que abogaba por la cirugía temprana y culpaba a la profesión médica si no lo hacía.  Sus claras declaraciones fueron recibidas con críticas. Este valiente enfoque ejemplifica la deslumbrante, controvertida y creativa personalidad del Dr. Murphy.

Nadie encarnó el papel de cirujano general tan brillantemente como el Dr. Murphy. Además de las conocidas operaciones de cirugía general, como la apendicitis, el absceso apendicular, la colecistostomía, la obstrucción intestinal, la mastectomía y otras, describió y realizó procedimientos innovadores en neurocirugía, ortopedia, ginecología, urología, cirugía plástica, cirugía torácica y cirugía vascular. Se le atribuye la primera anastomosis arterial con éxito de una herida de bala en la arteria femoral. Fuera de la cirugía general, el Dr. Murphy fue pionero en sus propias técnicas de neurorrafia, artroplastia, prostatectomía, nefrectomía, histerectomía, injertos óseos, toracoplastia y otros procedimientos.

Sus relaciones con colegas y compañeros oscilaban entre la acritud y el máximo reconocimiento. Al principio de su carrera, se le negó la afiliación a la Sociedad Médica de Chicago y a la Asociación Quirúrgica Americana por su atrevido estilo personal. Más adelante en su carrera fue presidente de la Sociedad Médica de Chicago, presidente de la Asociación Médica Americana y miembro de la Asociación Quirúrgica Americana. Fue uno de los impulsores de la fundación del Colegio Americano de Cirujanos (1913). 

Los legendarios textos del Dr. Murphy, Surgical Clinics of John B. Murphy, fueron redactados por su personal mientras daba clases en las operaciones. Las Surgical Clinics of North America y sus series relacionadas de clínicas especializadas surgieron de la primera publicación del Dr. Murphy en 1912.

Junto con el doctor E. Wyllys Andrews (1881), el doctor Franklin Martin (1880), el doctor Allen Kanavel (1899) y el doctor Nicholas Senn (1868), fundó Surgery, Gynecology and Obstetrics, el predecesor del Journal of the American College of Surgeons.

Pocas de las técnicas quirúrgicas originales de Murphy han sobrevivido a la prueba del tiempo, pero eso no disminuye su destacado papel en la escena quirúrgica estadounidense de su época. Su intelecto rebosaba de nuevas ideas, pocas de las cuales habrían resistido el escrutinio de una junta institucional o un ensayo clínico contemporáneos. A diferencia de su contemporáneo William Stewart Halsted, de la nueva Escuela de Medicina Johns Hopkins en el Este, Murphy no dejó un legado duradero de estudiantes que continuaran sus enseñanzas.

En el verano de 1916, buscó alivio con un viaje a la isla de Mackinac, en Michigan, para escapar del calor de Chicago, de los recurrentes ataques de angina de pecho y de la creciente debilidad. Tres días después de su llegada, murió de una enfermedad coronaria a la edad de 59 años, sin duda como consecuencia de su frenética actividad profesional.

A finales de diciembre de 2010, la Biblioteca Galter recibió una donación de Barbara Miller, bisnieta de J. B. Murphy.  Se encuentran fotografías, recortes de periódicos, un retrato al óleo y ejemplares de las clínicas del Dr. Murphy. Uno de los artículos más interesantes es una carta de presentación, fechada el 5 de enero de 1891, de la administración del Hospital del Condado de Cook a las autoridades alemanas en Berlín, en la que se solicita ayuda para obtener la «linfa de Koch» para el hospital.

Bibliografía:

Davis, Loyal.  J.B. Murphy, petrel tormentoso de la cirugía. Nueva York, G.P. Putnam’s Sons, 1938.

O’Regan, Suzanne Hart. Señor del cuchillo: J.B. Murphy, cirujano millonario: su vida en imágenes. Amherst, Wisconsin, Palmer, c1986.

The remarkable surgical practice of John Benjamin Murphy, editado por Robert L. Schmitz y Timothy T. Oh. Urbana, University of Illinois Press, c1993.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.